Meganavidón: la felicidad de jugar y ganar

El pasado 30 de diciembre la vida de JOV dio un giro inesperado: ser un ganador lo tomó por sorpresa, aunque él trabajó por ello. Desde el 23 de noviembre y hasta el 29 de diciembre, compró prácticamente un Meganavidón por semana. Juntó un total de 7 colillas y el premio lo obtuvo con el primer número que compró, vendido el jueves 23 de noviembre.

Fidelidad: Don JOV y su señora esposa son residentes del barrio La Carola de Manizales. Durante 40 años él ha realizado apuestas diariamente; para Susuerte es un orgullo que clientes tan fieles sean ganadores de premios tan emblemáticos como el Maganavidón. La lotería de Boyacá jugó el premio mayor de nuestro Meganavidón, el cual entregó durante el mes de diciembre más de 25 marranadas y un apartamento por valor de 150.000.000 pesos. “El día que salió la promoción fui como siempre a jugar mi chance; Adriana la vendedora me la ofreció y dije, vamos a comprarlo!!”, nos contó el ganador que cuando se acercó a la Oficina Principal para hacer efectivo su premio. “Al llegar a mi casa le prometí a mi esposa que me lo iba a ganar; ella no me contestó nada”, porque muchas veces le había dicho esas mismas palabras.

El 31 de diciembre su vendedora de confianza fue la vocera de noticias tan felices: “Te ganaste el apartamento”, pero él no le quiso creer hasta que le mostraron la pantalla del computador con su nombre. Según nos cuenta, Don JOV hizo las apuestas que tenía previstas y regresó a su casa para contarle a su esposa, pero ella no le creyó: “Deje de decir esas cosas, qué se va a ganar ese premio tan grande!!”.

Como era de esperarse, el 31 de diciembre de la familia Valencia corrió por cuenta del ganador. El mismo domingo vino feliz a reclamar el premio a la principal, pero la vendedora les informó que el premio no se les podía entregar hasta el 2 de enero. “Veníamos muy ilusionados, pero esa espera gracias a Dios me permitió pensar con cabeza fría qué íbamos a hacer”.

En ese sentido, el feliz ganador no quiso recibir el apartamento sino que prefirió el efectivo: “Mi esposa tiene casa propia, es una casa humilde y prefiero hacerle algunos arreglos, voy a guardar 50 millones en un CDT en el banco y recibir intereses y con el resto de la plata ayudar a cada una de mis hijas para que puedan salir adelante con un negocio”. Adriana la vendedora de la colilla ganadora, también estuvo dentro de la lista de personas que recibieron un detalle por parte del afortunado ganador.

Ya en 2018, el día dos de enero, fueron recibidos en la empresa por todos nuestros gerentes y Marcela Montes de Servicio al Cliente, quien le explicó el procedimiento para hacer efectivo su premio. Nuestro gerente Comercial y de Mercadeo, Hugo Andrés Hoyos le expresó con sinceridad y cariño: “Estamos muy contentos de que el premio hubiera quedado en manos de una persona como usted”. ¿Por qué? …. Don JOV y su familia son gente trabajadora, de hecho está por pasar los papeles de su Jubilación gracias a una vida de trabajo: “Soy un albañil de profesión y ganar este premio ha sido una bendición, es cerrar con broche de oro, años y años de mucho esfuerzo”.