fbpx

Más que un trabajo, una familia

Para ninguno es un secreto que Susuerte no sólo es una empresa que brinda oportunidades laborales, también es una familia que genera sueños y contribuye a la consolidación de metas de cada uno de sus colaboradores.

Este es el caso de Dianela Giraldo, una venezolana de 21 años que desde hace 8 meses trabaja con nosotros. Debido a la difícil situación en su país, tomó la decisión de venirse para Colombia y dejar en Isla Margarita a sus papás y su hermano mayor.

Después de varios intentos fallidos por encontrar un trabajo en Manizales, decidió irse para Salamina y visitar a su tía, fue ahí donde Susuerte apareció en su vida, le recomendaron enviar la hoja de vida y para su sorpresa, tres semanas después ya tenía un trabajo formal, estable y bien remunerado, factores que la hacen feliz al igual que a su familia.

“Susuerte me dio la oportunidad de un trabajo y gracias a eso yo mantengo a mi familia en Venezuela, puedo ayudarles y vivir bien con la esperanza de podérmelos traer acá”, contó Dianela. Ella llegó con una mentalidad de trabajar en los que saliera, afortunadamente para ella y su familia encontró esta oportunidad, ahora paga por sus gastos en el municipio, mantiene a sus papás y ahorra para la llegada de ellos y cumplir uno de sus sueño, seguir estudiando.

Siendo este último un tema de alto interés para la Vendedora de Salamina, asegura que “Si uno tiene más estudios tiene la oportunidad de devengar más, que bueno poder homologar mi tecnólogo en Administración Tributaria, si no se puede pues empezar de cero. También anhelo ascender en la empresa, pero para eso, debo trabajar más y estudiar”

Teniendo claros sus propósitos, sigue comprometida con vender e incrementar su clientela, asegura tener un secreto y lo compartió con su informativo “La gente ha sido muy amable conmigo, quieren conocerme y saber más de mí, por eso me visitan en el punto, es ahí donde yo aprovecho y les vendo algún producto”, finaliza asegurando que está feliz, que ya siente que Salamina es su hogar, su casa, sólo falta su familia.

Una prueba más para esta familia que genera lazos y fortalece relaciones